El Diagnostico Osteopático - Centre Recuperatori Pardinyes Osteopatia

Vaya al Contenido
El diagnóstico osteopático

En la mayor parte de los casos, cuando una persona consulta por un dolor, el primer trabajo del osteópata consiste en determinar cuál es la articulación responsable del síntoma presentado; ahí comienza el diagnóstico realmente osteopático pues en una articulación varios elementos son capaces de producir dolor; por eso el terapeuta debe determinar por el interrogatorio y la palpación, cual es el tejido responsable del dolor.

    Puede tratarse:

  • De un problema de “bloqueo“ articular real.
  • De un disco intervertebral degenerado.
  • De un ligamento periarticular dañado.
  • De un músculo contracturado.
  • De un nervio irritado.

Esto es así pues cada uno de estos tejidos posee un medio de tratamiento que le es propio. Es también necesario ser capaz de saber, una vez el tejido en lesión determinado, si el tratamiento es posible o no, si será eficaz o no (indicado).
El dolor puede a veces ser proyectado a partir de una víscera que expresa así su sufrimiento, y que puede simular una disfunción somática parietal.

Características de los dolores debidos a un bloqueo articular

El dolor óseo es preciso, centrado sobre la vértebra concernida, el dolor suele ser sordo, y aumenta con el movimiento. Este dolor tiene características específicas en función de las articulaciones afectadas:

  • Un dolor sacroilíaco se manifiesta al andar, en las torsiones del tronco, o cuando el paciente se pone los calcetines,
  • Un dolor debido a una cartilla articular lumbar se manifiesta sobretodo en los movimientos de flexión y extensión, o bien de lateroflexión y rotación hacia el mismo lado que hacen intervenir directamente la cartilla.

Características del dolor discal

El dolor es agudo y se manifiesta sobre todo cuando el cuerpo está sometido a las fuerzas de gravedad (sentado o de pie). Este dolor aparece inmediatamente, sin tiempo de latencia, en cuanto el peso aumenta sobre el disco ya que no es capaz de amortiguar las presiones.
El dolor aumenta con la anteflexión; y frecuentemente también con la tos y en los esfuerzos de defecación que aumentan la presión abdominal e intradiscal.

Características del dolor ligamentoso

Aparece con el mantenimiento prolongado de una posición (sentado, en pie, tumbado, o inclinado hacia delante), este dolor se manifiesta también al final de la amplitudes articulares. Se produce después de un tiempo de latencia variable, entre diez minutos y una hora; el dolor suele aumentar con el cambio de posición que sigue al mantenimiento prolongado de una postura.
El paciente suele describir el dolor como de tipo “quemadura“. Según Cyriax (padre de la fricción transversa profunda) cada ligamento tiene sus propias características dolorosas.



Características del dolor de origen muscular

El dolor aparece con el movimiento, con la contracción muscular; el movimiento doloroso indica el músculo lesionado. El movimiento opuesto que estira el músculo es responsable de un rebote muscular debido al espasmo.
Hay a veces un dolor referido a partir del músculo que es característico para cada músculo, el dolor aumenta con la contracción muscular isométrica.

Características del dolor de origen nervioso

El dolor de origen nervioso (raíz, nervio raquídeo, nervio periférico) es descrito por el paciente como filiforme, el sujeto puede señalar el trayecto con el dedo. Este dolor aumenta con algunos movimientos.

Características del dolor de origen visceral

El dolor no aumenta con el movimiento. Tiene un ritmo relacionado con la función de la víscera (intestino, vejiga, útero…) y por el ciclo circadiano (constituye el reloj biológico humano que regula las funciones fisiológicas del organismo para que sigan un ciclo regular que se repite cada 24 horas, y que coincide con los estados de sueño y vigilia).

La inspección

Lo primero que hay que diferenciar al inspeccionar a un paciente es la escoliosis verdadera de la actitud escoliótica antiálgica.
Igualmente hay que examinar de forma global los movimientos del tronco:

  • Flexión (distancia dedos suelo) y extensión,
  • Lateroflexión,
  • Rotación

No sólo hay que interesarse en la amplitud del movimiento, sino también en la manera de producirse este.
Hay que estudiar los movimientos dolorosos o imposibles:

  • Dificultad para colocarse los calcetines o andar, manifiesta a menudo un problema sacroilíaco.
  • Dificultad para pasar de estar sentado a estar de pie, o bien lo contrario indica más bien un problema vertebral.
  • Dolores en la anteflexión del tronco, hacia problemas lumbares.

La inspección debe incluir la búsqueda de una pierna corta; hay que diferenciar una verdadera pierna corta anatómica que necesita únicamente el uso de un alza, de una falsa pierna corta debido a un espasmo muscular.

  • La verdadera pierna corta anatómica, si el acortamiento es superior a 7-8 milímetros, se trata probablemente de una verdadera pierna corta, el diagnóstico será radiológico.
  • La falsa pierna corta sólo puede deberse al espasmo muscular, como reacción a una disfunción articular de la sacroilíacas, iliosacro o lumbar.



La palpación

Está orientada a identificar el nivel lesionado, estudia dos niveles diferentes:

  • La superficie,
  • Los planos profundos.

Investiga tanto los tejidos blandos como las articulaciones.

  • La palpación profunda permite buscar la sensación de cordón doloroso en un músculo, o el dolor de un ligamento.

El objetivo de la palpación es buscar algo diferente en la región:

  • Una tensión,
  • Un cambio en la textura de los tejidos alrededor de la lesión: cuanto más importante o antigua sea la lesión, más densos se presentan los tejidos.

Radiología

Tiene varios objetivos en osteopatía:

  • Buscar contraindicaciones para las técnicas con thrust,
  • Buscar las indicaciones al tratamiento, cuando los signos radiológicos pueden hacer sospechar una disfunción osteopática.

En primer lugar hay que eliminar un cierto número de patologías que pueden ser la causa del dolor:

  • Fracturas: suele haber un antecedente traumático,
  • Las alteraciones degenerativas,
  • Alteraciones infecciosas o inflamatorias,
  • Alteraciones metabólicas.
  • Metástasis óseas.
CRP OSTEOPATIA
Textos e información redactada por Joan Carles Bosch Tomas, gerente de Centre Recuperatori Pardinyes.
info@crposteopatia.es
Regreso al contenido