tecnicas osteopaticas - Centre Recuperatori Pardinyes Osteopatia

Vaya al Contenido
Las diferentes técnicas de tratamiento osteopático

La elección de las técnicas de tratamiento, se hace en función del tejido dañado o bien del tejido productor de los síntomas, o también del estado del tejido dañado: las técnicas tienen una acción específica sólo sobre tejidos específicos.

La elección de las técnicas varía según el tipo de problema presentado por el tejido a tratar.
La elección de la regiones, y de los tejidos a tratar depende de varios factores en relación con el interrogatorio y de los mecanismos de producción de las lesiones en relación con el análisis postural y biomecánico.
La palpación de los tejidos muestra diferencias de densidad ante una disfunción: por ejemplo hay una diferencia fundamental entre una zona bien vascularizada donde los tejidos son elásticos, sin dolores reflejos y sin espasmo muscular, y una zona patológica crónica que endurece los tejidos y los pone tensos, calientes, inflamados. . Es posible así encontrar diferentes localizaciones lesionales con grados diferentes de densificación.

  • Una lesión reciente será poco densa,
  • Una lesión antigua será por el contrario muy densa.

La zona densa deberá tratarse prioritariamente.
Clásicamente, las técnicas osteopáticas están clasificadas en técnicas estructurales y técnicas funcionales: todas las técnicas de manipulación no son más que subdivisiones de estas dos categorías de técnicas.
Cada técnica tiene una acción específica sobre un elemento anatómico concreto con un objetivo neurológico y mecánico preciso.


Técnicas estructurales

El principio general de estas técnicas es ir en el sentido de la restricción de movilidad (sobre uno o varios parámetros restringidos) para romper las adherencias y regular el tono muscular añadiendo una fuerza suplementaria por parte del terapeuta o del paciente, para restaurar la función y la movilidad articular.


Técnicas rítmicas

En esta categoría de técnicas, el control del ritmo de aplicación de la técnica así como la repetición son muy importantes.
Pasado cierto límite de tensión el reflejo de estiramiento se invierte haciéndose inhibidor.




Las técnicas de stretching

El objetivo de estas técnicas es estirar los ligamentos, las fascias, los músculos y los tendones utilizando palancas. La fuerza debe ser aplicada lenta y gradualmente para producir un cambio y una relajación en los tejidos: a medida que los tejidos cambian, se aumenta el estiramiento para aprovechar la nueva longitud  conseguida.


Las técnicas de bombeo

Se dirigen esencialmente a las aponeurosis y ligamentos.
Una vez localizada la zona de trabajo, el bombeo se lleva a cabo por una alternancia de tracciones en el eje de la estructura a estirar, y de relajaciones hasta que se obtiene una disminución de las tensiones y el dolor.


Las técnicas de la articulación

Estas técnicas se dirigen a los elementos periarticulares y permiten ganar amplitud de movimientos.


Técnicas con puesta en tensión mantenida
    
La puesta en tensión es mantenida mientras el paciente respira ampliamente hasta que se obtiene una relajación de los tejidos.


Técnicas de inhibición

Estas técnicas se dirigen al espasmo muscular. Es una presión mantenida hasta que el  músculo se relaja, a continuación se relaja lentamente la presión.
La inhibición permite obtener una relajación y un aumento de la circulación.


Técnicas de músculo-energía

Se pide al paciente que empuje en la dirección opuesta mientras el terapeuta resiste el movimiento.
La fuerza necesaria nunca es muy elevada (5 a 10 kg) y no debe producir en ningún caso incomodidad al pacien.
La fuerza controlada debe ser aplicada y relajada lentamente: después de una contracción de 3 segundos, se pide al paciente que detenga lentamente su contracción mientras el terapeuta disminuye al mismo tiempo su contrafuerza.

  • Inhibición recíproca de Sherrington

Se utiliza cuando es imposible aplicar la técnica anterior debido al dolor.
Se piden 3 ciclos de 3 contracciones isométricas de 10 a 20 segundos del músculo antagonista (el músculo contrario al músculo contracturado) y esto relaja el agonista que es el músculo contracturado.

  • Contracción miotensiva

Al final de la técnica la posición del hueso es diferente, la articulación es más móvil. La tracción muscular mueve la inserción libre y obliga al hueso a desplazarse en posición de corrección.

  • Contracción isométrica excéntrica isolítica
  • Se utiliza una contracción isométrica excéntrica,
  • La fuerza del terapeuta es mayor a la del paciente,
  • Se alarga el músculo mientras se contrae,
  • Se rompen adherencias entre las aponeurosis musculares y dentro del músculo.
  • Contracción isométrica concéntrica

Hay movimiento: la fuerza de contracción del paciente es mayor que la del terapeuta. Se produce un acercamiento origen-inserción.
Técnicas de relajación miofascial

El principio básico de esta técnica es relajar los tejidos esqueléticos miofasciales.
La tensión máxima se mantiene varios ciclos respiratorios, hasta conseguir la relajación tisular.


Técnicas con thrust

Es la conocida técnica donde muchas veces, pero no siempre, se produce un chasquido.
Definición de thrust: movimiento de manipulación realizado con rapidez con un radio reducido.


¿Qué es el chasquido?

A diferencia de lo que muchas personas piensan, el sonido que se oye es un gas y no el sonido de
un hueso con otro hueso.
Ejemplo: cuando pegamos un ventosa a un cristal y luego la despegamos pasa algo
muy parecido. Me explico.. cuando tenemos pegada al cristal la ventosa, dentro de dicha ventosa no hay oxígeno, entonces, al separarla del cristal se produce una burbuja de vacío que cuando se mezcla con el oxígeno existente fuera de
la ventosa se puede oír algo muy parecido al chasquido que se oye en la manipulación con
thrust.
Con el thrust al manipular a un paciente lo que se consigue es una decoaptación (separación)
de las superficies articulares óseas, al separarlas se forma una burbuja de vacío que cuando se
mezcla con el líquido sinovial se oye también un chasquido, algo muy similar a lo que he explicado antes con lo de la ventosa pegada en el cristal.
Este chasquido puede oírse en todas las articulaciones óseas del cuerpo a excepción de las
articulaciones craneales que no tienen líquido sinovial. Un chasquido no significa
que la manipulación tengaéxito.  En cambio, a veces se produce el desbloqueo y no existe ningún chasquido.
El ruido que se forma por sí sólo no significa nada.


¿Miedo?

A muchos pacientes les horroriza  oír tal sonido y no quieren manipularse. Hay que perder
ese miedo ya que es una técnica muy inocua y segura siempre que el terapeuta se ciña al protocolo y quede descartada cualquier contraindicación. Al no dejarse manipular se pierden muchos beneficios que puede aportar la técnica. Es como si vas al acupuntor y no le dejas que te ponga  agujas, quizá pueda hacerte alguna otra técnica pero el tratamiento será incompleto.


¿Qué se consigue?

La sorpresa (debido a que la manipulación se realiza a alta velocidad) de las defensas fisiológicas articulares y la separación brusca de las superficies articulares sorprende al sistema nervioso central y el círculo vicioso irritativo que mantiene el espasmo de los pequeños músculos monoarticulares queda roto y el tono muscular puede normalizarse. Es probable que después de esta separación de las casillas articulares, su vuelta al contacto se haga con una mayor congruencia de las superficies articulares no generadora de irritación.
Cualquiera que sea el tipo de thrust, los límites articulares fisiológicos son respetados siempre.


Objetivos de la técnica con thrust:

  • Liberar las adherencias.
  • Hacer deslizar las carillas articulares y restaurar la función articular.
  • Normalizar el sistema vascular local.
  • Provocar un reflejo aferente (que llegue la información al sistema nervioso).  Se produce por lo tanto inhibición del espasmo muscular que mantiene la disfunción articular.
  • Rompe el arco reflejo patológico.
  • Proporciona alivio y comodidad al paciente.
   
Contraindicaciones de la técnica con thrust:

  • Óseas: cáncer, osteoporosis, raquitismo, reumatismo infeccioso e inflamatorio, anomalías congénitas, fracturas.
  • Nerviosas: compresión medular, hernia discal exteriorizada, neuropráxia.
  • Vasculares: sobre todo a nivel cervical.
  • Cánceres viscerales: (a causa del riesgo de metástasis óseas).
  • No integridad de los elementos periarticulares: rotura muscular, desgarro ligamentoso.
  • Rechazo del paciente: (resistencia, espasmo, miedo...).
  • Feeling del terapeuta: hay  casos en que nuestro instinto nos advierte que no hay que hacer un thrust en un paciente, en una región determinada, en este momento o en esta patología: esto debe, siempre, respetarse.

Se hará gala de la prudencia en el embarazo, en ancianos, así como cuando el dolor es excesivo.


Las reacciones al tratamiento

En ocasiones se produce un “feedback“ en los tejidos o en el psiquismo del paciente que se manifiesta por reacciones dolorosas: es a veces difícil utilizar la fuerza mínima necesaria para el tratamiento.
A causa de la “memoria“ muscular es necesario repetir varias veces las técnicas terapéuticas, la rapidez del resultado está en función del estado de salud del paciente, del estado de cronicidad de sus tejidos y es bastante raro que en un sólo tratamiento, “MILAGROSO“ , sea suficiente.



Las técnicas funcionales

Estas técnicas van en el sentido de la reducción del espasmo muscular y utilizan como ayuda la respiración del paciente. Permiten obtener a nivel medular un silencio neurológico sensorial que permite la normalización del tono muscular.


Las técnicas funcionales de Hoover

El objetivo es encontrar cada dirección, cada parámetro fácil, y reunirlos para formar un camino de tratamiento, una situación de relajación total del nivel concernido y consiguientemente obtener una reducción del tono muscular en la zona lesionada.


Técnicas que utilizan los puntos gatillo (L Jones)

El punto gatillo es una zona hiperexcitable que al ser palpada desencadena manifestaciones dolorosas, una neuralgia local y/o una irradiación dolorosa. Esta zona de hiperexcitabilidad está situada en el tejido miofascial y puede localizarse a diferentes niveles:

  • Aponeurosis,
  • Músculos,
  • Ligamentos,
  • Cápsulas articulares,
  • Tendones,
  • Periostio.

El punto gatillo no es espontáneamente doloroso, sólo duele al ser palpado, sin embargo es responsable por una parte de los dolores referidos y por otra parte del mantenimiento de la cronicidad del arco reflejo patológico que mantiene la facilitación nerviosa.

  • El punto gatillo muscular se caracteriza por un dolor del músculo al palpar, el dolor aumenta con la contracción que disminuye su vascularización.
  • El punto gatillo capsuloligamentoso se caracteriza por un dolor a la palpación que aumenta por el movimiento pasivo hasta el final de las amplitudes.

Principios de las técnicas de corrección espontánea por el posicionamiento según L Jones

El objetivo es llevar la articulación a una posición cómoda para relajar el espasmo de los músculos acortados.

  • Buscar el punto gatillo  con un dedo, después con la otra mano buscar la posición de la articulación en el espacio, en la que disminuye el dolor del punto gatillo (se produce también una disminución de la tensión en los tejidos).
  • Se coloca muy lentamente la articulación en la posición neutra sin provocar el reflejo de contracción al estiramiento.

Al acercar los dos extremos del músculo disminuye su tensión: a medida que se va en el sentido de la facilidad, la disparidad de las fibras intrafusales y la fibras extrafusales disminuye. El sistema nervioso central disminuye la actividad gamma lo que permite al músculo recuperar su longitud inicial.
CRP OSTEOPATIA
Textos e información redactada por Joan Carles Bosch Tomas, gerente de Centre Recuperatori Pardinyes.
info@crposteopatia.es
Regreso al contenido