tu actitud - Centre Recuperatori Pardinyes Osteopatia

Vaya al Contenido
Lesiones del deportista

En nuestra sociedad progresivamente deportista, los jóvenes, mujeres, deportistas infantiles, deportistas ancianos y personas discapacitadas se dedican a las carreras, natación, entrenamiento con pesas y compiten en una amplia variedad de deportes individuales, dobles y de equipo. La medicina de los deportes, el estudio científico y del cuidado de los individuos en el contexto del ejercicio y del deporte han progresado en un aumento deportivo. El entrenador deportivo desempeña una función primordial en la rehabilitación del deportista lesionado.


Existe también una faceta psicológica de las lesiones en el deporte y existen también ciertas estrategias de competición que pueden usar los deportistas para contribuir a la rehabilitación psicológica. El tratamiento de las lesiones deportivas es, ante todo, la prevención, diagnóstico y tratamiento de las lesiones en el deporte.


Puesto que los deportistas de todas las edades participan en los deportes en estos últimos años, la diversidad deportiva ha llegado a ser la norma. El terapeuta deportivo puede verse obligado a realizar evaluaciones y tratar a pacientes conforme al tipo de deportista, el deporte particular y los objetivos del deportista, diseñar programas de actitud y entrenamientos de potencia, recalentamiento y medios de protección. La prevención, tratamiento y rehabilitación de las lesiones del deporte, incluidos los problemas  musculoesqueléticos, constituyen el aspecto fundamental de la práctica.


El deportista es, por regla general, un individuo sano y con buena motivación. No obstante, una lesión, que puede ser de escasa trascendencia para otro paciente, puede representar un serio deterioro para él, y por esta razón el terapeuta debe apreciar el valor del lugar que ocupa el deportista en el deporte. Si, por ejemplo, se enseña a un deportista a suspender un ejercicio y a descansar, se resiste, con frecuencia, a este consejo y busca ayuda en otro ámbito puesto que necesita descanso. En términos generales, deben evitarse los cabestrillos y las sujeciones a causa de que la inmovilización reduce la propiocepción e incrementa el tiempo de rehabilitación (esto en el  caso de que no haya roturas óseas o roturas masivas de los tejidos).

 

Conviene recordar que la rehabilitación de un deportista lesionado es, a la vez, física y psicológica y que, contrariamente a lo que suele suceder en el individuo no deportista, pronto se expondrá a las mismas fuerzas que han ocasionado la lesión. Su flexibilidad y potencia, por consiguiente, deben ser mayores cuando se reintegre a la práctica y la competición, de lo que eran antes del tratamiento. Se ayudara a su rehabilitación gracias a la comprensión del ejercicio y a su voluntad para contribuir en forma ardua. El deportista espera y debe dársele, una explicación de su lesión y de las opciones para el tratamiento y enseñarle cómo puede ayudar a su recuperación. También es importante la rehabilitación psicológica, si bien las cicatrices o consecuencias psicológicas no suelen ser tan aparentes como las físicas. Este esfuerzo debe complementarse con las técnicas de desensibilización sistemática que permiten al deportista relajarse y concentrarse cuando se reintegre a su deporte.





JOAN CARLES BOSCH






CRP OSTEOPATIA
Textos e información redactada por Joan Carles Bosch Tomas, gerente de Centre Recuperatori Pardinyes.
info@crposteopatia.es
Regreso al contenido